Mujeres de Confiar

¡Sin las empleadas de servicios generales no sería posible seguir adelante!

Ante las posibilidades de contagio por el COVID-19, las labores de limpieza y cuidado que realiza el personal de servicios generales se han convertido en una medida de seguridad necesaria y permanente. Hoy queremos reconocerlas y agradecerles.

Durante la pandemia, Confiar ha generado estrategias de alivio, apoyo y protección para su base social, por esto, además de mantener un adecuado servicio en los canales digitales, la cooperativa ha mantenido abiertas las 52 agencias, y esto solo es posible gracias a las empleadas y empleados que durante la cuarentena han mantenido sus actividades de manera presencial. Un equipo que ha sido esencial para el bienestar colectivo es el de servicios generales, que se ha encargado de proporcionar oportuna y eficientemente los servicios de limpieza y de cuidado indispensables para reducir el riesgo de contagio para el público y el personal interno.

Bastante se ha hablado de la carga de trabajo doméstico no remunerado que han asumido las mujeres en sus hogares durante la contingencia, pero también requiere una especial atención ese otro grupo de mujeres: las empleadas de servicios generales, que aunque tienen una labor remunerada, todos los días salen de sus casas con el riesgo de contagio que eso conlleva, para cumplir un trabajo que en este momento cobra relevancia porque se ha convertido en una medida de seguridad en sí mismo. 

No obstante, las áreas de servicios generales suelen ser invisibilizadas en muchos lugares de trabajo desconociendo la vitalidad de este trabajo para proteger la salud de las personas en este momento. Por eso en Confiar queremos hacer un reconocimiento y agradecimiento a su labor, porque nos cuidan y mantienen desinfectados los lugares de trabajo y las zonas de atención, lo que genera mayor seguridad y confianza en medio de la pandemia. Además reconocemos los esfuerzos que muchas mujeres realizan para seguir cumpliendo con estas tareas, pues algunas mujeres son madres cabeza de familia, muchas otras deben garantizar también el bienestar en sus hogares, son responsables de la mayoría o de todo el trabajo doméstico en sus casas, y además se hacen cargo de la educación virtual de sus hijas e hijos. 

Es importante resaltar que si bien las personas de servicios generales no están en contacto directo con el público, esto no significa que estén menos expuestas al virus, pues muchas asisten a trabajo en transporte público y deben hacerlo todos los días, ya que son uno de los pocos equipos que siguen labores cotidianas en las agencias. Por ejemplo María Victoria Vásquez, quien desde hace más de diez años trabaja en la Dirección General de Confiar en Medellín, nos cuenta que en el bus que toma para llegar a su trabajo no pueden ir personas sin tapabocas, sin embargo, la ruta pasa con poca frecuencia por lo que es inevitable que muchas personas usen el servicio: «el transporte se llena porque creo que están funcionando cinco buses para cubrir toda la ruta». 

El agradecimiento también es por su disposición y dedicación; al respecto María Pilar Guanay, empleada de la agencia en Yopal, nos dice: «yo procuro mantener todo limpio de tal manera que pueda contrarrestar lo que más pueda y que esté al alcance de nosotras, limpiando continuamente los implementos de los asesores, los escritorios, las manijas, vidrios, sillas… estar desinfectando a cada rato y aunque se nos incrementó un poco la labor, todo sea por el cuidado y el bienestar de todos». 

Pero ellas también sienten angustia o incertidumbre ante la situación. «A pesar de todas las medidas que hemos tomado no deja de ser preocupante salir por el riesgo al que uno se expone, pero tomo las precauciones necesarias para mantener el bienestar en mi casa y en mi trabajo», nos dice María Victoria Vásquez. Por eso en Confiar buscamos dar tranquilidad y todas las soluciones que estén en nuestras manos; una forma de reciprocidad y responsabilidad de nuestra parte es, en primera instancia, garantizar para ellas la continuidad laboral y la estabilidad  en el salario, que ante el panorama de las trabajadoras domésticas o de cuidados en el país, les da un poco de alivio, y esta acción es coherente con nuestra filosofía de trabajo digno. 

Y otra medida no menos importante es la implementación de nuevos protocolos de seguridad que salvaguarden su salud, aunque el cuidado permanente de las mujeres que trabajan en  servicios generales ha sido una política institucional. «Confiar siempre ha garantizado que cuenten con todos los elementos de dotación que la ARL recomienda, y en esta situación se les brinda elementos de protección adicionales como guantes, tapabocas especiales, gafas, delantales y los productos que usan son adecuados para el cuidado de la piel, así se garantizan las condiciones para que hagan su trabajo en condiciones de seguridad según la recomendación de la empresa que nos brinda asesoría en el Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo», esto nos contó Marcelo Brand Valencia, director de Servicios Administrativos de Confiar, para quien el rol de ellas es fundamental y están consideradas como la primera defensa, por su apoyo en la limpieza profunda y la desinfección de todos los lugares y elementos de trabajo. «Las necesitamos mucho en este momento y su papel ha sido muy valorado, por eso la cooperativa les ha manifestado su respeto, admiración y cariño durante toda su existencia».

Frente a los protocolos, María Victoria Vásquez señala: «las medidas que se han tomado son oportunas y valiosas. En cuanto a la desinfección  contamos con todas las herramientas como el gel antibacterial, alcohol, tapabocas nuevo a diario y guantes. Creo que en Confiar han tomado medidas suficientes». Por su parte María Pilar Guanay también está de acuerdo al decir que «tenemos nuevas normativas para la limpieza de los escritorios, y en general se está haciendo lo pertinente ante la situación pues se garantiza el uso de antibacterial en la entrada de las agencias y en los lugares de asesoría». 

Por estos días han emergido constantes reflexiones sobre la importancia de ciertas labores muy poco reconocidas socialmente. Es una paradoja, pero en muchos casos, las tareas de limpieza se conocen como trabajo sucio. Por eso hoy se hace urgente que como sociedad comprendamos que no es posible más invisibilización ni precarización de trabajos como los de la salud y los del aseo. ¡Son vitales para nuestro bienestar en medio de una pandemia o por fuera de ella!

Las empleadas de servicios generales deben sentirse protegidas en términos laborales, pues ellas garantizan la protección del resto del personal de Confiar (y de cualquier otra entidad financiera, del sector salud o de cualquier tipo de establecimiento comercial que haya estado abierto durante estos días); por eso hoy les damos un especial agradecimiento y reconocimiento. Sin su trabajo no sería posible continuar con la implementación de todas las soluciones integrales a la difícil situación por la que también pasan los demás empleados y empleadas de Confiar y nuestra base social. 

Compartir:

2 Comentarios

  • Avatar Claudia Barragán.. dice:

    Gracias por tan bonitas.. igualmente es nuestra labor y compromiso..en mi caso hago todo lo estipulado por qué me siento tranquila colaborando con todo..y así garantizar las buenas condiciones de limpieza por salud de todos…

  • Avatar Emperatriz Villate dice:

    Que bonito reconocimiento a nuestras compañeras de servicios generales de Confiar. Gracias Angelita oficina Duitama por su apoyo y ardua labor y gran mujer.

Déjanos tu opinión