Cultura

La vida es bonita con más amor y más amistad

Por 4 octubre, 2020 Sin comentarios

Nuestra tercera conversación Entre Iguales contó con diferentes miradas sobre el amor y la amistad. 

Las relaciones y vínculos que tejemos con los demás son importantes y es necesario asumirlos con seriedad; por eso, para cerrar el mes del amor y la amistad, este fue nuestro tema en la conversación Entre Iguales. 

Liliana Vásquez Peláez, psicóloga y delegada de Confiar, y el cantautor Carlos Palacios, más conocido Pala, nos ofrecieron diferentes miradas sobre las relaciones de pareja y de amigos y amigas, la celebración, la confianza, entre otros temas. 

Empezamos a reflexionar sobre lo que implica celebrar el amor y la amistad en el marco de una fecha comercial en la que jugar al “amigo secreto” se ha vuelto institucional en muchas empresas. ¿Cómo hacemos para derrochar amor y amistad en vez de derrochar plata en regalos por compromiso?. 

Desde su experiencia, Liliana nos compartió que considera que  jugar al amigo secreto en los trabajos se torna en un asunto de forzar la amistad y los vínculos, y que la amistad tiene que ver más bien con generar conexiones a partir de compartir algo, por ejemplo, una emoción compartida frente a un hecho, un sueño o una práctica; y por su parte el amor es un encuentro supremo que vá más allá del feeling, llegando a la posibilidad de conectarse en lo esencial de la vida. 

Y hablando de amor, cuando nos preguntamos por el significado de esta palabra, muchas ideas vienen a nuestra cabeza: que el amor todo lo puede, que no podemos vivir sin una media naranja, o que la felicidad solo es posible al lado de una pareja. Muchas de estas ideas las aprendemos de nuestra cultura y de los valores que tenemos como sociedad, y mucho de ello proviene de la música popular, pues muchas canciones tienen una gran responsabilidad a que asociemos el amor al dolor y al sufrimiento.

Para pensar en otras posibilidades de amarnos y de relacionarnos, varias personas que nos acompañaron en la transmisión, dejaron comentarios sobre aquellas canciones que resignifican el amor y la amistad; y junto a otros aportes por redes sociales, creamos esta playlist “más amor, más amistad”, para construir formas sanas y solidarias de relacionarnos. 

Pala compartió un fragmento de una canción de su autoría, que representa lo que para él debe ser el amor. Se llama Y respirar, y dice así: 

“Ni vos tenes que ir al sur, ni yo dejar de servirte el desayuno,

lo que quiero decir es que aunque muera por vos,  antes del dos estaba el uno. 

Que somos un par de impares ajustando sus radares… 

Hay que entender que de idolatrarse a intoxicarse hay solo un paso…

A sumar yo me sumo, pero que dos se hagan es una resta” 

Canciones como estas nos ayudan a desmitificar la idea de que solo estamos en completitud al lado de una pareja, idea que por cierto es más nociva para las mujeres pues sobre nosotras ha caído el peso de una tradición en la que las mujeres solo tenían lugar en la sociedad al hacerse esposas de un hombre. De allí vienen frases que se repiten hoy con frecuencia: ¿cómo te vas a quedar para vestir santos? ¿Te dejó el tren? ¿Pa´ cuándo el marido?, son preguntas que evidencian una fuerte presión sobre la necesidad de que las mujeres tengan pareja. 

Estas presiones significan un alto riesgo para la vida de las mujeres. Tras las ideas de amor tradicional existen estadísticas de violencia muy dolorosas; la más grave está relacionada con los delitos de feminicidios (anteriormente eran considerados como crímenes pasionales en la legislación colombiana), que desafortunadamente están anclados a una historia previa de ‘amor’, un amor que ha sido aguantar violencias con desenlaces dolorosos. 

En este punto, Pala llama la atención sobre la imposibilidad de resolver los atropellos contra las mujeres si no deconstruimos el modelo de amor judeocristiano que considera la relación de amor como una relación de posesión de los hombres sobre las mujeres. Liliana también hace un llamado a todas las personas, pero especialmente a las mujeres jóvenes, a desarrollar la capacidad de admirarse, a tener la independencia emocional, y a estar felices en compañía propia para romper con este tipo de relaciones. 

Las ideas problemáticas sobre la amistad también suelen recaer sobre las mujeres. Se cree que no puede existir amistad sincera entre las mujeres porque competimos todo el tiempo, pero lo cierto es que muchos grupos de mujeres a lo largo de la historia han demostrado que las une la cooperación en vez de la competencia. Muchas construyen redes de cuidado, de solidaridad y de economía para crecer en conjunto y hoy en día lo siguen haciendo. 

Cerramos nuestro conversatorio con la firme posición de que el amor y la amistad se descomponen en una amplia gama de sentimientos, que el amor no es exclusivo de la pareja, y que en las relaciones de pareja y de familia también existe la amistad y la complicidad. Construir estos vínculos de forma más justa y solidaria implica construir desde la escucha, la honestidad, la confianza, el cariño y la admiración.

Compartir:

Déjanos tu opinión