Economía

¡Hogares bien administrados!

Por 17 julio, 2020 julio 21st, 2020 Sin comentarios

El 22 de julio se celebra el Día Internacional del Trabajo Doméstico, una fecha para reconocer la importancia del trabajo que hacen millones de mujeres en el mundo y que sigue siendo poco reconocido y poco valorado. En Confiar reconocemos a las administradores de miles de hogares que están en nuestra base social.

Para que haya comida en la nevera, salga el agua por el grifo y la basura no se descomponga en la cocina, una persona debe hacerse cargo de hacer el mercado, pagar los servicios y sacar los residuos. Estos y otros trabajos relacionados con la alimentación, la educación y el cuidado de miembros del hogar se conocen como trabajos de cuidados, son indispensables para el sostenimiento de un hogar y contribuyen al bienestar y a la economía de la sociedad. 

En la base social de Confiar, 55.754 mujeres asociadas y ahorradoras lideran estos trabajos, y aquí las llamamos administradoras del hogar, pues estas labores, que son de carácter cíclico, necesitan una organización y planeación con el fin de que los alimentos, el pago de servicios, las tareas escolares o el suministro de medicamentos, por poner algunos ejemplos, estén listos en el momento necesario. 

Un estudio del área de Mercadeo de Confiar definió como administradoras del hogar a las mujeres de la base social que tienen dedicación exclusiva a los trabajos del hogar, aquellas que se conocen como “amas de casa”, y a las mujeres que además de trabajar en casa también trabajan en el mercado remunerado y aportan con sus recursos económicos en calidad de cabezas de hogar. 

Una de ellas es Doris Londoño, una ahorradora de Confiar en Bogotá y trabajadora independiente. Sobre el trabajo en el hogar dice que “todo tiene que estar administrado para que ande sobre ruedas, así sea administrar el mercado de la semana, qué es lo que se puede gastar y qué no. Administrar también es saber cuáles son las necesidades y cubrirlas sin gastar de más, porque hay que ahorrar en caso de que se presenten imprevistos”.

Un pensamiento similar tiene Betsy Balaguera, una mujer cabeza de familia, que trabaja como estilista independiente y es asociada y ahorradora de Confiar en Duitama, Boyacá, desde hace más de diez años. “Saber la cantidad exacta de comida que se debe comprar y preparar, saber cómo ahorrar servicios, tener calibrados los tiempos de cada actividad para poder hacer tareas simultáneas como bañarse y cocinar lo convierten a uno en un agudo analista, y cuando uno logra que un hogar funcione sin problemas es porque lo administra de manera adecuada”. 

Como Doris y Betsy, muchas otras asociadas y ahorradoras, en su día a día, coordinan y realizan actividades similares, y por eso las reconocemos como administradoras del hogar. Según el estudio mencionado, sabemos que son más de 55 mil y que proporcionalmente representan el 31,5% de la base social femenina. 

Un hallazgo muy valioso es que aunque el 90,3% de ellas son madres y el 48,1% vive en estratos 1 y 2, las administradoras del hogar son la población de la base social que más ahorra en proporción a sus ingresos, pero también es la que menos se endeuda; y cuando lo hacen, el 60,2% concentra sus créditos en préstamos para vivienda. Lo que estas cifras nos muestran es que en general son mujeres que tienen hábitos de ahorro y consumo muy organizados y planificados con el propósito de proyectar su futuro propio y el de sus hijos e hijas. 

Le preguntamos a Betsy qué tan importante es para ella tener vivienda propia, y en confianza nos contó que es fundamental: “cuando era niña siempre pagamos arriendo y una vez tuvimos que entregar una casa con un jardín muy bonito que habíamos construido, ese momento me marcó porque fue muy triste y desde que pude empecé a ahorrar para tener mi casa propia”.  Betsy ahorró durante años en Confiar y tuvo crédito de vivienda, hoy ella vive con su hija en casa propia y sin ninguna deuda, lo más sorprendente es que lo logró antes de sus 39 años. 

Planificar el futuro y, a la par, administrar el día a día de un hogar, son tareas difíciles y complejas, demandan bastante tiempo de la cotidianidad y requieren un esfuerzo físico, mental y emocional por parte de quien las realiza. No se trata solo de barrer y cocinar todos los días, sino que las administradoras contribuyen de manera importante a la economía de sus hogares, con su previsión a futuro, con su trabajo no remunerado y con sus ingresos cuando son cabezas de familia. 

En efecto, la administración y los trabajos de cuidado aportan a la economía y al bienestar de una sociedad. Si en Colombia tuviéramos que pagar por el trabajo gratuito que realizan millones de mujeres sin ningún tipo de reconocimiento, la suma ascendería a los 185,7 billones de pesos anuales según el DANE. En la investigación de Confiar, ese mismo cálculo arroja que la suma sería de 310 millones de pesos anuales para las 55.754 administradoras del hogar que hacen parte de nuestra base social. 

Invertir más tiempo que los hombres en la realización de estas actividades, significa para las mujeres altos costos de oportunidades de desarrollo personal, laboral, educativo y de participación política. Para que deje de ser una fuente de desigualdad es importante que estos trabajos sean reconocidos y redistribuidos por la sociedad en su conjunto con el propósito de que no recaigan principalmente sobre las mujeres.

En Confiar sabemos que administrar un hogar sí es trabajo y por eso, en el Día internacional del trabajo doméstico, damos gracias a quienes dedican tiempo y esfuerzo a esta gran labor y esperamos que no esté muy lejos en el día en el que este agradecimiento lo reciban por igual los hombres y las mujeres.

Puedes ver la investigación completa aquí

Compartir:

Déjanos tu opinión