Economía

Ecomun: economías para la paz

Por 8 septiembre, 2019 diciembre 9th, 2019 Sin comentarios

Ecomun es la cooperativa de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, para dar vía a la reincorporación de excombatientes; hablamos con Fanny Castellanos Perea, su vicepresidenta, sobre cómo las mujeres excombatientes han sido eje fundamental en el desarrollo estas economías solidarias para la paz.

Por Angie Carolina Cardona

La materialización de la paz en los territorios atravesados por el conflicto armado va más allá del cese al fuego. Uno de los principales factores para su construcción territorial, es la posibilidad de que excombatientes y comunidades afectadas por el conflicto, puedan fortalecer las economías propias para su desarrollo local y tener alternativas a las economías relacionadas con el conflicto, como el narcotráfico o la minería criminal.

Estas alternativas económicas se constituyen en apuestas de paz, y con este propósito nace en el año 2017 Economías Sociales del Común, Ecomun, cooperativa establecida por la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, con el objetivo de viabilizar la reincorporación y normalización económica, social y política de excombatientes y de comunidades afectadas por el conflicto armado.

En este contexto, la participación de mujeres rurales y excombatientes ha tenido un papel determinante para la gestión de iniciativas de economía solidaria, pero también han sido ellas quienes enfrentan mayores retos para hacer posible su reincorporación, especialmente en el ámbito económico. Fanny Castellanos Perea, vicepresidente de Ecomun y parte del Consejo Nacional de los Comunes,  habló con Mujeres Confiar sobre la propuesta cooperativa y la participación de las mujeres allí.

¿Qué es Ecomun y cómo ha sido el proceso de consolidación?

Ecomun, Economías Sociales del Común, es la cooperativa que surge en el marco del proceso de paz como garantía para la reincorporación económica y social de excombatientes de las FARC, y de las comunidades más afectadas por el conflicto. En este marco estamos trabajando en los territorio o en las nuevas áreas de agrupamiento, en la conformación y fortalecimiento de nuestras formas asociativas solidarias. Contamos con la participación de más de siete mil excombatientes asociados, de los cuales aproximadamente mil son mujeres.

Las líneas productivas que tenemos se han gestionado por excombatientes de manera autónoma, colectiva y participativa, pues muchos de estos proyectos no son el resultado de los ocho millones de pesos por excombatiente, que se pactó en el Acuerdo, por lo que las alianzas con la comunidad internacional y principalmente con las comunidades locales campesinas, indígenas y negras, han sido importantes para sacar adelante las líneas de producción ante el incumplimiento del gobierno.

Primer encuentro nacional de Sacha Inchi por la paz. Los colectivos afirman su voluntad de unidad y trabajo conjunto para sacar adelante esta apuesta productiva de construcción de paz. Cortesía

¿Cómo les ha ido con la restitución de tierras y cuál es su importancia para avanzar con la propuesta de Ecomun?

Hasta el momento no existe un predio para el desarrollo de los proyectos productivos de excombatientes, ha sido muy difícil poder obtener la tierra. El cambio de gobierno ha ralentizado los procesos de identificación  de predios y de compra que ya estaban adelantados con la Agencia Nacional de Tierras. Seguimos insistiendo porque la tierra es un requisito para el desembolso de los estímulos de producción agrícola, pues los proyectos no pueden ser en el aire.

Por otra parte las mujeres excombatientes tenemos muchas situaciones complicadas en el territorio para hacer posible nuestra reincorporación económica, principalmente el de la falta de reconocimiento de la propiedad de la tierra para nosotras, lo que dificulta implementar nuestros proyectos de arraigo y de economía en las nuevas áreas de agrupamiento.

¿Cuál es la pertinencia de una economía solidaria con enfoque de género y cómo ha sido la participación de las mujeres en Ecomun?

Para las mujeres excombatientes la implementación de la economía solidaria y feminista no es nueva; ha sido nuestra práctica, lo hemos hecho de manera participativa y como forma de sustento de cada una de nosotras. Somos de origen campesino y hemos visto cómo las mujeres hemos dinamizado gran parte de la economía del país, no solo con el trabajo en el campo, haciendo frente al cultivo de la tierra, sino también con los otros trabajos que desempeñamos las mujeres en los hogares en condiciones de dobles jornadas laborales o con salarios irrisorios.

Es una economía propia que tenemos como mujeres y en el marco de la reincorporación la desarrollamos con mayor fuerza. Tenemos experiencia en incorporar y valorar el trabajo de las mujeres en las dinámicas colectivas, nosotras participamos en igualdad de condiciones durante mucho tiempo al interior de nuestra organización. Es por esto que dentro del marco cooperativo las mujeres tenemos que participar, no por números para cumplir una ley de cuotas, sino en la toma de decisiones sobre los proyectos productivos, las formas de participación y el destino de los excedentes.

La apuesta de FARC y Ecomun es que las mujeres participemos más; contamos con dos compañeras en los territorios para el enfoque de género, y yo como vicepresidenta acompaño muy de cerca la participación de las compañeras en la Cooperativa. La participación en igualdad de condiciones es necesario para cambiar la posición colectiva de desigualdad en donde hemos estado históricamente las mujeres.

A pesar de las dificultades, mujeres y hombres continuamos trabajando para el crecimiento de las líneas productivas existentes. En el momento tenemos más o menos unas siete líneas ya establecidas en confecciones, artesanías, café, sacha inchi, panela y turismo, y muchas de estas iniciativas hoy se están llevando al territorio, sin el respaldo del gobierno, y sin la restitución de las tierras. Muestra de esto es que en Agroexpo, Ecomun se dió a conocer al país con diecisiete proyectos productivos ganaderos, agrícolas, artesanales entre otros, allí tuvimos a trece mujeres que han hecho parte de la formulación y comercialización de algunos de estos proyectos y estuvieron en las ruedas de negocios.

Compartir:

Déjanos tu opinión